ACABADOS: Pisos

Por en Blog con 0 Comments

Estética, uso, costo y requisitos de instalación son algunas de las variables que se deben tener en cuenta en el momento de elegir materiales de piso y acabados. Descubra algunas de las propuestas más interesantes en el mercado y el más adecuado para tu familia.

De madera:

Se caracterizan por su perdurabilidad y por transmitir calidez a los ambientes impersonales y fríos. Estos pisos se pueden colocar en cualquier habitación de la casa. Para colocarla se debe tener conocimiento sobre secado y estacionamiento de la madera ya que esto condiciona su durabilidad y calidad. Pueden tener acabados elegantes y clásicos, rústicos y modernos.

Porcelanatos y cerámicos:

Estos pisos proporcionan diferentes opciones y se caracterizan por su pesadez y durabilidad. Son impermeables, lo que hace que se pueda utilizar en cualquier ambiente de la casa. Las baldosas de cerámica rústica precurada son las más habituales para usar. Viene en tamaños estandarizados y es fácil de colocar sobre un mortero adhesivo en el contrapiso del material.

Cuentan con una capa no esmaltada y son resistentes. Por otro lado, los pisos de cerámicas bicapas son una opción económica, resistente al tránsito y al desgaste por su capa superior esmaltada.

Pisos de mármol:

El piso de mármol es ideal para interiores de grandes tamaños y hogares de estilo sobrio. Es elegante y frío. Por su textura, pueden ser resbaladizos al estar húmedos. Pueden colocarse en bloques, baldosas cortadas o en pequeños trozos como adoquinado, unidos por pastinas.

Pisos de cemento y hormigón:

Son modernos, duraderos y resistentes. Se pueden pintar de muchos colores y pueden tener acabados plastificados. El cemento alisado permite varios usos, diseños y formas variadas. Puede quebrarse y perder resistencia si no se le trata con cuidado. Por otro lado, el hormigón estampado tiene una técnica similar al cemento alisado, solo que se texturiza la superficie mediante moldes.

Pisos mosaicos:

Requieren de una ardua labor para ser colocados. Son mucho más estéticos y durables. Se dividen en mosaicos graníticos de bicapa, pulidos o rugosos y de durabilidad más reducida; o mosaicos calcáreos que son más sensibles al desgaste pero más versátiles en sus acabados.

Pisos de porcelanato:

Se colocan en baldosas o bloques delgados en junta tomada, lo que los hace frágiles. Pueden adquirir un acabado mate y son una opción muy elegante, llamativa y costosa.

Pisos de piedras y losetas:

Es el piso más resistente y duradero. Suele ser utilizado para patios, terrazas y balcones.

También, para cocinas y baños. No es sencillo de colocar y puede ser costoso. Suelen cortarse a la medida y por encargo. En el mercado se pueden encontrar en planchas estandarizadas y bloques menores, en diferentes aspectos que van desde el rústico mate hasta el pulido brillante.

Pisos flotantes:

Son premoldeados en fábrica. Se acomodan sobre vigas y tarimas en el contrapiso y el piso existente. No llevan clavos, tornillos ni pegamento. Solo se apoyan las tablas sobre una superficie lisa y se las encastra. Son madera de alta densidad y generalmente, melaminada con un acabado brillante y llamativo, muy elegante. Es una opción cálida y costosa. Es resistente, perdurable, térmico y acústico.

Pisos alfombrados:

Este piso se caracteriza por transmitir confort y calidez. Ofrece aislamiento acústico y térmico.

Se fija al piso por medio de zócalos o cintas de doble contacto y perfiles atornillados o calzados a presión. Los pisos alfombrados no son recomendables para usar en baños y cocinas porque el contacto con el agua los estropea.

Información tomada de: En Obra Contratistas

Compartir Esta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *